Branding: si buscas un milagro, deberías cargar una cruz